Con la tecnología de Blogger.

En defensa de los clichés: Mis favoritos

by - 14:09



Es un hecho innegable que en la literatura de género, hay muchos clichés. Y también es innegable que parece que los escritores tenemos que huir de todos y cada uno de ellos, precisamente porque son tópicos que ya están muy vistos y mucha gente ha manifestado estar hasta el copete de ellos.
Sin embargo, los clichés se volvieron clichés por ser populares. ¿Y por qué son populares? Porque a buena parte del público lector le gustan.

Dejando de lado los que son obsoletos y hasta inapropiados en estos tiempos en que hay mucha más conciencia del sexismo, racismo, homofobia y demás problemas sociales, hay otros que simplemente han sobrevivido en el tiempo porque a la mayoría de la gente le sigue gustando leerlos.

Además, también hay temas que son prácticamente característicos de un género, o lo que se conoce como "la promesa del género", que por ejemplo, en el caso de la novela romántica se refiere a un final feliz, sí o sí. Y estos aspectos no son flexibles porque son las razón por la que los lectores eligen ese libro en particular.

De hecho, si somos realistas, muchas veces cuando una como lectora está cansada de varios de los tópicos frecuentes en el género, suele ser una señal de que es tiempo de leer géneros distintos. Ampliar horizontes.
A mí me sucede todo el tiempo. Así que, incluso aunque un libro me haya encantado, con frecuencia siento la necesidad de cambiar a una historia totalmente diferente. Me resulta refrescante. Así, puedo brincar de una novela romántica contemporánea, a una distopía, y luego a una ficción histórica, después a ciencia ficción, y más adelante cuentos de terror cósmico, luego narrativa actual, libros de no ficción, historia, etcétera.

Además, en el mundo de los clichés también hay de todo. Hay autoras (y autores) que usan algunos, pero el contexto y los demás elementos de la trama los enriquecen y les dan un toque diferente. Al final, cada autor tiene su propio estilo y visión.
Asimismo, para todos los libros hay lectores entusiastas.

A continuación, enlisto algunos clichés en la novela romántica que a mí me gustan.

El galán exitoso y seguro de sí mismo

Lo siento, pero los hombres que saben de qué va  la vida, y saben moverse y armarla bien, siempre son atractivos para mí. Por supuesto, tienen que tener otras virtudes (patanes riquillos, no gracias) así como retos que vencer en la trama.

De enemigos a enamorados

No sé qué tanto sea un cliché, pero sí es un tópico que se repite en muchas historias, y que a mí me encanta. Siempre y cuando sea bien llevado, algo que sucede poco a poco y que está bien fundamentado. Si un día se odian y al otro ya se aman, no me gusta porque no es creíble.

El galán atormentado con un pasado

Pues a mí me gusta el drama, y mucho. Tal vez porque en la vida real soy muy prudente y relajada, y huyo de los dramas amorosos como de la peste, en la ficción me encantan.
Aunque aclaro que no me refiero a las historias en que el pasado tormentoso del prota se usa para justificar que sea un tipo nefasto que trate a la chica como chancla, ni nada de eso. Pero sí me gusta cuando hay cosas en el ayer que vamos descubriendo poco a poco, y que van siendo la razón de su personalidad, miedos o actitudes. Y sobre todo, que sirven para trazar el arco dramático del personaje, y por lo tanto, su evolución.

El que parece malo pero no lo es

A mí me fascina este tropo. Eso de ir descubriendo lo que se esconde tras la fachada siempre me atrapa. No me importa si es cliché o no, yo no me canso de leer sobre hombres misteriosos con secretos que ir descubriendo en la historia. Además, la combinación de duro por fuera pero dulce por dentro, siempre me atrae.


En una próxima entrega, hablaré de los clichés que NO ME GUSTAN.




You May Also Like

0 comentarios