Con la tecnología de Blogger.

7 clichés que no soporto

by - 8:35



Hace días publiqué un post en defensa de los clichés, al menos, de los que a mí sí me gustan. En esta ocasión les traigo la otra cara de la moneda: Esos tropos, clichés, argumentos y similares, que no me gustan nada y que veo con frecuencia en la literatura romántica, principalmente (aunque aparecen también en otros géneros).

1. El Instalove

Mi nivel de tolerancia para el amor a primera vista en las novelas, es CERO. Ya de que el personaje dice algo como: "...Me enamoré de ti desde el primer momento en que te vi", ya me perdieron. No puedes amar a alguien que no conoces, así de sencillo. Y si crees que lo amas, estás confundiendo atracción, deslumbramiento, o hasta necesidad y dependencia, con amor. A menos que la trama maneje un conflicto de reencarnación o algo así, no es creíble. ¿Atracción a primera vista? ¡Muy diferente! Esa sí es 100% creíble y genial en las historias (aunque el "slow burn" es mi tipo de enamoramiento favorito).

2. Los enamorados enfermos

Desde que Bajo la misma estrella se puso de moda, las editoriales nos inundaron con libros (y sus respectivas películas) sobre adolescentes con enfermedades terminales.
A mi gusto, es excesivamente dramático (y eso que me encanta el drama) y deprimente. Huyo de esas historias como de la peste.

3. Embarazos accidentales, pero siempre felices

En las novelas románticas, en especial en las de Harlequin, les encanta embarazar a la protagonista en una "one night stand", y después quedarse tan contenta con el hijo de un tipo al que ni conoce (pero eso sí, se enamora de él y resulta ser también, el mejor padre del mundo). Podemos incluso ver montones de portadas con mujeres usando su vestido de novia, y embarazadas de nueve meses. Nunca consideran el aborto, por supuesto. Y claro, el bebé es un ángel que parece de porcelana, porque jamás da problemas ni implica ningún tipo de dificultad para la madre.

4. El personaje que "se muerda el labio"

No lo tolero. Creo que la culpa de mi rechazo tan visceral a este gesto la tiene la autora de 50 sombras de Grey, donde su desesperante protagonista se muerde el labio cada dos páginas. Pero también tiene que ver con que no me parece un gesto natural. Me parece forzado, sobreactuado. El caso es que cada que lo leo, recuerdo a Anastasia y las mil veces que me dieron ganas de arrojar ese libro contra la pared.

5. El prospecto amoroso que resulta ser un pariente

Este argumento no lo he leído tanto, pero lo suficiente como para ponerlo aquí. Me parece muy desagradable que la autora ponga a al lector a emocionarse con una potencial pareja, para después eliminar de la estampita a la persona, con el cuento de que son primos, o hermanos, o tío y sobrina...
¿Por qué? Porque hace sentir mal al lector, como si fuera un pervertido por haber deseado que fueran pareja. Y esa clase de sentimientos no son los que quieres provocar en un lector nunca. Al menos, yo no lo deseo.

6. La chica inocente y virginal

Creo que estos personajes, en la época en que estamos, y en especial, por la lucha social por la igualdad de género, hacen mucho daño. Ese concepto arcaico, de moral hipócrita, donde la chica siempre es virgen, e ingenua, mientras que el hombre tiene su buen camino recorrido, solo perpetúa prejuicios en los que se juzga con doble rasero a ambos géneros, además de fomentar también la masculinidad tóxica.

7. El feo, vicioso y/o perdedor, que conquista a la más hermosa

Todo el mundo critica las novelas románticas en las que el protagonista es guapo, millonario y perfecto. ¿Pero qué me dicen de las historias escritas por hombres, donde el cliché es que el protagonista es un perdedor, sin ninguna cualidad a la vista, y aún así se liga a la más hermosa? Créanlo o no, pero yo he leído muchas historias así, que, claro, por ser escritas por hombres, no están en el "género romántico", sino en narrativa contemporánea o histórica, pero a final de cuentas, es tan inverosímil como la versión del millonario perfecto. Solo que los autores varones se salvan de estas críticas.
En el libro La delicadeza (la reseña en mi blog aquí) vemos este fenómeno, e incluso en Los pilares de la Tierra (reseña aquí) tenemos algo similar, en una absurda escena en que una mujer súper sensual y "salvaje" prácticamente lo viola en el bosque porque lo encontró irresistible... ajá.
Mientras que al vicioso lo vemos con más frecuencia en el género de detectives.


¿Hay algunos clichés que te resulten insoportables?
¡Comparte en los comentarios!





You May Also Like

0 comentarios